«Trabajamos a diario en innovaciones que nos permitan encontrar nuevas soluciones de cara a la economía circular.»

En los últimos años, la tendencia apunta cada vez más hacia la economía circular. ¿Cómo influye esto sobre ALPLA?

La mayor concentración en el tema de la economía circular ha motivado que nosotros, como empresa, colaboremos con todos los integrantes de la cadena de creación de valor y formemos parte de diversas iniciativas. En este sentido, el objetivo siempre es desarrollar nuevas soluciones que permitan mantener el plástico dentro del ciclo durante más tiempo. Esto también ha supuesto cambios para la comunicación, desde hace algún tiempo, nos presentamos mucho más ante la opinión pública en forma de redes sociales, entrevistas, spots en televisión o mesas redondas. Así aludimos a los consumidores finales de una forma más directa y resaltamos la importancia de la economía circular.

También la coyuntura está cambiando, puesto que las exigencias y las normativas por parte de la sociedad y la política son cada vez más amplias. En ALPLA hemos concedido desde siempre una gran importancia a los ciclos cerrados. Por este motivo operamos nosotros mismos plantas de reciclaje que nos permiten cubrir dos fases de la cadena de creación de valor. Con actividades adicionales en el ámbito de la gestión de los residuos y campañas de limpieza a nivel mundial queremos hacer una contribución adicional a la economía circular.

 

¿Cómo vincula los dos campos de tareas de la estrategia y la economía circular?

En los últimos años ha adquirido cada vez más importancia toda el área de Sustainability con sus tres puntos clave Planet, People y Profit. En este sentido juega un papel fundamental la economía circular y es cada vez más relevante tanto en la industria como en la sociedad. Por eso es importante y razonable integrar esto en la estrategia y conceder prioridad al tema. Además, así contribuimos a difundirlo en las regiones en las que operamos.

 

¿Cómo consigue ALPLA integrar la economía circular en su negocio principal?

Trabajamos a diario en innovaciones que nos permitan encontrar nuevas soluciones de cara a la economía circular. Un aspecto crucial en este sentido es el tema «Design for Recycling». De esta forma se garantiza que nuestros productos vuelven a encontrar el camino de vuelta hacia nosotros. En este sentido, una gran ventaja son nuestras plantas de reciclaje propias en todo el mundo que nos apoyan con una gran capacidad especializada.

Otros temas importantes en el trabajo y el desarrollo que realizamos a diario radican en las áreas Reduce, Reuse y Replace. Con productos como la botella reutilizable para la GDB, la solución de relleno The Simple One o la botella de papel PaBoCo ya hemos dado pasos en la dirección correcta y seguiremos haciéndolo en los próximos años. Para acercar el tema de la economía circular tanto a nuestros empleados, como a nuestros clientes, en el verano de 2021 se inaugurará en la sede central de Hard una Circular Economy Room interactiva.

 

¿Cuáles son para ALPLA los retos y las oportunidades especiales en relación con la economía circular?

El principal reto es sin duda la mala imagen del plástico entre la opinión pública. Esto se debe a que muchas veces el plástico va a parar adonde no debe: a la naturaleza. Por eso también en este sentido hay que encontrar soluciones para evitar la basuraleza y mostrarles a las personas el valor ecológico y económico del plástico.

En este sentido, se abren grandes oportunidades si nos concentramos en una nueva concienciación, para lo que ya hemos puesto en marcha campañas propias. En ellas se les muestra a los consumidores finales por qué el plástico es la mejor alternativa en muchos ámbitos. Sin duda, a este respecto es un factor importante impulsar simultáneamente y de forma conjunta con las autoridades locales soluciones para la gestión adecuada de los residuos.

Por otra parte, en ALPLA también consideramos una oportunidad la implementación de nuevos modelos de negocio, como por ejemplo la producción de soluciones reutilizables.

 

¿Qué evolución espera hasta el año 2030?

Sobre todo en la región AMET, y especialmente en África, esperamos un fuerte crecimiento. En este contexto, hay que implementar también en estas regiones las soluciones ya existentes en relación al reciclaje y la gestión de residuos que se llevan usando en Europa desde hace mucho. Además, será una gran tarea conseguir que también los habitantes de estas regiones recopilen los plásticos por separado y los destinen a su reciclaje.

Otras posibles evoluciones para las que tenemos que prepararnos son las nuevas prohibiciones y normativas legales en relación con el plástico. En este sentido, hay que reaccionar muy rápido y desarrollar nuevas soluciones. Para ello, sin duda, juegan un papel muy destacado las nuevas tecnologías, que por ejemplo facilitan la separación de los plásticos según su clase. A buen seguro, así será más sencillo reciclar distintos plásticos y, con el apoyo de todos los implicados, seguir optimizando cada uno de los pasos del ciclo.

También queremos seguir dando los pasos adecuados en relación con el calentamiento global. En este sentido, nos estamos concentrando de forma selectiva en aquellas áreas sobre las que podemos influir directamente: con el uso de más material reciclado en nuestros productos, el incremento de la proporción de energía renovable en nuestras plantas y el manejo respetuoso de los recursos existentes, también nosotros como empresa podemos hacer una contribución activa en la lucha contra el cambio climático global.

Ï