Economía y tecnología

Región Africa, Oriente Medio y Turquía (AMET)

La región Africa & Middle East (AMET) se cuenta actualmente entre las que registran un mayor crecimiento. Por este motivo, en los últimos años ALPLA ha ampliado considerablemente su presencia en el mercado con adquisiciones y cooperaciones.

 

Lo positivo es que el tema de la sostenibilidad se está haciendo cada vez más importante también en esta región, lo que es motivo de satisfacción para nosotros como empresa. Hemos hablado con Christoph Riedlsperger, Regional Director for AMET, y Bettina Bechter, Assistant to Regional Director and Sustainability Responsible for AMET, sobre lo que se está haciendo exactamente en este ámbito:

 

Ï

«Percibimos a diario que en la región están pasando cosas»

 

¿Qué factores centrales y coyunturas caracterizan a la región de África, Oriente Medio y Turquía?

Christoph Riedlsperger: Lo que hemos podido percibir claramente en los últimos meses es que las expectativas de los clientes son cada vez más altas precisamente en el ámbito de la sostenibilidad, aunque el tema no estuviera demasiado presente en la región durante mucho tiempo. Naturalmente, como empresa consideramos positivo que hayan cambiado las tornas. Actualmente, todos intentan implementar sus objetivos: los clientes, que desean alcanzar sus objetivos de CO2, y también los gobiernos, que estipulan a través de leyes cuotas de reciclaje obligatorias. Un problema en este sentido es que el mercado no ofrece suficiente material reciclado, lo que nos dificulta la implementación tanto a nosotros como a nuestros clientes.

Por ello, nos hemos fijado el objetivo de abordar el problema por nosotros mismos y colaborar tanto con los gobiernos como con nuestros clientes para establecer el rumbo correcto. En la región de África, Oriente Medio y Turquía todavía nos encontramos al inicio del camino, y a partir de ahora queremos avanzar paso a paso.

Bettina Bechter: Especialmente en Turquía, nos llegan cada vez más consultas de clientes que se interesan en qué cosas se han hecho ya en el ámbito de la sostenibilidad y en qué tienen que hacer para alcanzar sus objetivos de CO2. Gracias a los cursos de nuestra Academy y al equipo de sostenibilidad de Hard, nuestros empleados locales son capaces de prestar asistencia a los clientes y colaborar con ellos para encontrar soluciones conjuntas. Además, hemos establecido a nivel interno un equipo de sostenibilidad y ya estamos trabajando en algunos proyectos.

 

En Europa, en el sector se habla de «economía circular»: ¿en qué situación se encuentra la región AMET respecto a esta tendencia?

Christoph Riedlsperger: El tema ya está presente en algunos países, pero en muchos otros aún se encuentra en fase embrionaria. Por ejemplo, en Sudáfrica se están destinando esfuerzos a trabajar sobre el tema de la economía circular e impulsarlo. En este contexto, al igual que en Europa, también hay asociaciones y grupos representativos de intereses que pueden intermediar, puesto que la colaboración con el gobierno resulta muchas veces compleja. Para nosotros como empresa, lo importante es transmitir y hacer llegar al gobierno los temas centrales a través de los grupos representativos de intereses o bien intentar el contacto por nosotros mismos.

En otros países, como Turquía, Egipto o Arabia Saudita, la situación es diferente. En ellos, actualmente no hay ningún proyecto que siga el principio «bottle-to-bottle». Aunque la región en general aún está en pañales en lo relativo a la economía circular, ya se están escuchando las primeras voces que apuntan en la dirección correcta. Sin embargo, aún no está claro adónde va el material de las recicladoras y qué cantidad de él se obtiene. Buena parte se destina actualmente al ámbito textil. En este sentido, también nosotros debemos ponernos manos a la obra y encontrar soluciones. Por ejemplo, estamos reflexionando profundamente sobre dónde hacer inversiones y dónde no. En Turquía, por ejemplo, se ha invertido en cooperaciones para poder aprovechar en nuestro beneficio el material de rHDPE recopilado y producido allí.

 

¿Qué medidas toma ALPLA para garantizar una producción sostenible y eficiente desde el punto de vista energético en la región?

Christoph Riedlsperger: Como ya se ha mencionado, en Turquía se están realizando por ejemplo inversiones en el ámbito del rHDPE. Otro aspecto para garantizar una producción sostenible y eficiente desde el punto de vista energético es el tema de la energía solar. En este ámbito, actualmente hay varios proyectos en fase de planificación e implementación. En Dubái, por ejemplo, estamos colaborando con un socio que instala las plantas en nuestra planta y realiza su mantenimiento. Dicho socio nos vende a un mejor precio parte de la corriente obtenida, mientras que el resto queda a su disposición. Una situación de ganancia mutua para ambas partes.

También en nuestra nueva planta de Lanseria (Sudáfrica) hay previsto que un socio local instale y opere paneles solares. Queremos avanzar paso a paso y ampliar este modelo a otras plantas. De esta forma conseguiremos juntos una corriente más ecológica.

Bettina Bechter: En Turquía y en el clúster SSA (África subsahariana) ya hemos establecido un equipo de sostenibilidad. MENA (Middle East & North Africa) seguirá sus pasos a finales de año. Nuestro objetivo fundamental es concienciar a los empleados sobre el tema de la sostenibilidad. Queremos mostrarles que hasta los proyectos más pequeños son importantes, como Zero Pellet Loss. Gracias al magnífico apoyo y a todo el tiempo que ha dedicado Aswathy Koottummel, del equipo de Corporate Sustainability, ya hemos conseguido adaptar a las necesidades de la región y llevar a cabo cursos especiales sobre protección medioambiental, cambio climático y sostenibilidad. El hecho de que los cursos adicionales sobre reciclaje estuvieran casi siempre a tope de participantes demuestra que estamos en el buen camino y que existe un gran interés por parte de nuestros empleados. Esto es justo lo que queremos tomar como punto de partida para el futuro.

 

¿Está presente el espíritu de la familia ALPLA ahora mismo también en la región de África, Oriente Medio y Turquía? ¿Qué iniciativas tiene ALPLA en el ámbito social?

Christoph Riedlsperger: En los países de la región AMET es más bien poco habitual tener grupos de proyecto que abarquen todos los niveles directivos. Por ello, siguiendo el espíritu de ALPLA, hemos combinado con gran diversidad los equipos de sostenibilidad en los clústeres, y la acogida entre los empleados está siendo magnifica. Gracias a esta combinación de diferentes departamentos y niveles se refuerza además la motivación de cada individuo a la hora de impulsar todos juntos los proyectos ya iniciados y crear proyectos nuevos.

Bettina Bechter: Es bonito ver que se ha desarrollado una cierta dinámica propia y que las regiones ya están aportando sus ideas sobre sostenibilidad. También esto forma parte del espíritu de la familia ALPLA, es decir, la posibilidad de que todos y cada uno aporten sus ideas.

Christoph Riedlsperger: En el ámbito social existen diversos proyectos por parte del gobierno a los que se debe prestar apoyo. Respetamos todas estas especificaciones y, en algunos casos, incluso vamos más allá. En Sudáfrica, por ejemplo, nos hemos prescrito un cierto grado de diversidad en distintos niveles. Tras empezar por el nivel 8, actualmente ya hemos alcanzado el máximo nivel, el 1, lo que significa que hemos conseguido mucho más de lo exigido.

Arabia Saudita es otro ejemplo reseñable. Allí, ALPLA se cuenta entre las primeras empresas que han dado empleo a mujeres. Aunque al principio esto era un poco complicado por las normativas locales, muy pronto se relajó la situación y ya se ha establecido como algo normal. En general, la mezcla cultural allí es enorme, algo que es motivo de satisfacción para nosotros y para nuestros empleados.

Ï