«Para nosotros es decisivo considerar en conjunto las capacidades de nuestros empleados y estimularlas»

¿Cómo está anclado el tema de la igualdad de oportunidades en la cultura empresarial de ALPLA?

Para ALPLA, como empresa familiar, los principios de justicia y tolerancia están firmemente anclados en su cultura desde los inicios. Sin embargo, debido al rápido crecimiento, existen temas en los que hay que trabajar continuamente. Con la Leadership Promise, que se basa en los cuatro pilares de confianza, respeto, potencial y resultados, y los First Principles «Ser fiable», «Resolver problemas», «Tomar decisiones» y «Comunicarse con eficacia», se ha anclado por primera vez de forma explícita la cultura directiva a la que aspiramos. Además, nuestro Código de Conducta incluye, entre otras cosas, que cada persona debe ser capaz de cubrir con su salario al menos sus necesidades básicas diarias y en él también se descarta claramente cualquier tipo de discriminación. Otro objetivo es introducir una mayor variedad en los niveles de toma de decisiones y asentarla. El hecho de que esto no sea del todo sencillo se debe también a las características propias del sector técnico.

Con las medidas citadas, nos esforzamos en aras de la igualdad de oportunidades no solo para nuestros empleados. También queremos contribuir en el marco de la sociedad. Puesto que la formación es un aspecto muy importante para ALPLA, participamos ofreciendo la Beca Alwin Lehner, que gira en torno a la igualdad de oportunidades en la formación. Esta beca está destinada fundamentalmente a ayudar a estudiantes procedentes de entornos con dificultades económicas.

 

«Un objetivo es seguir cubriendo los puestos vacantes en función de la calidad, pero en paralelo incrementar también la diversidad en todo tipo de cargos.»

 

¿Qué retos y oportunidades detecta usted para ALPLA en relación con los empleados y qué posibilidades de desarrollo existen?

Las cuestiones más importantes que abordamos a diario consisten en cómo podemos ayudar a nuestros empleados de la mejor manera posible en su desarrollo tanto personal como profesional, cómo los podemos mantener en la empresa a largo plazo y cómo podemos reclutar a los profesionales adecuados para los puestos vacantes. Como es bien sabido, el motivo para abandonar una empresa no suele ser la propia empresa, sino más bien la dirección, y esto ocurre por diversos motivos. Queremos establecer planes de desarrollo individualizados con un diálogo abierto mediante charlas periódicas con los empleados en las que se especifican y se revisan los objetivos de desarrollo personales. Nuestro objetivo es desarrollar los puntos fuertes y, si procede, mitigar los puntos débiles para que las personas adecuadas asciendan a los cargos adecuados. En principio, nuestros empleados tienen abiertas todas las puertas en ALPLA. Además, las numerosas sedes repartidas por todo el mundo siempre dan lugar a oportunidades interesantes.

Al final, a partir de todos estos aspectos se genera en el mejor de los casos una satisfacción permanente de los empleados y, por tanto, también el éxito para la empresa. En efecto, cuando se ve un sentido a lo que se hace a diario, se puede tener más éxito y se está más satisfecho.

 

¿En qué medida ha afectado la pandemia del coronavirus al entorno laboral en ALPLA? ¿Se han derivado de ello también novedades positivas para los empleados?

El último año y medio ha sido para todos nosotros un auténtico desafío. Pero también hay cosas positivas que podemos llevarnos para el futuro. Por ejemplo, se ha acreditado la valía de una mayor flexibilidad en el trabajo diario y esto es algo que se va a mantener. El teletrabajo es un buen ejemplo de ello. Lo importante ahora para nosotros es seguir desarrollando las distintas facetas de la flexibilidad. En el ámbito de la dirección y la comunicación se han hecho muchas cosas y se seguirán haciendo también en el futuro. Se trata de formar a los directivos para que estén preparados para la nueva situación y también apoyar a los empleados para que trabajen de una forma más autónoma e independiente. En este sentido, un gran paso para ALPLA ha sido la introducción de Microsoft Teams en el verano de 2021. Gracias al Workspace centralizado a modo de solución de nube, ahora podemos trabajar en todo el mundo independientemente del momento y el lugar. Esto facilita la cooperación dentro de los equipos en el teletrabajo, pero también la colaboración internacional en el Grupo ALPLA.

No obstante, bajo mi punto de vista, los puestos de trabajo en la oficina no van a desaparecer, más bien al contrario. Seguirán siendo importantes, puesto que la colaboración en la oficina también tiene un componente social. Este aspecto se seguirá fomentando para hacer frente al aislamiento social. Además, no todo se puede hacer de forma virtual: en las entrevistas o las reuniones con clientes, donde también las relaciones personales son importantes, lo digital deja al margen mucha información obtenida con la comunicación no verbal. En definitiva, va a ser importante encontrar la combinación adecuada y ayudar a los empleados de ALPLA en este sentido.

 

Las expectativas depositadas por los clientes en ALPLA son cada vez mayores también en cuanto a los estándares sociales. ¿Cómo se van a poder cumplir dichas expectativas?

Así es, nuestros clientes preguntan cada vez más sobre lo que hacemos en cuanto a nuestra responsabilidad social. Por este motivo hay continuas auditorías sobre el tema «Social responsability», algunas solicitadas por los clientes y otras realizadas motu proprio. Así podemos constatar en qué punto nos encontramos respecto a los estándares exigidos y definidos, por ejemplo en el ámbito de los horarios laborales. La puntuación Platinum obtenida en el EcoVadis Sustainability Rating demuestra que, en general, estamos en un muy buen camino. Sin embargo, no queremos dormirnos en los laureles. En este sentido, para nosotros es importante seguir analizando nuestra propia cadena de suministro.

Ï