Sobre la empresa

Queridos empleados y empleadas, estimados socios y clientes

En los últimos años, cada vez más a menudo hemos tenido que hacer frente como empresa a la mala imagen del plástico, impulsada por un discurso público que se mueve fundamentalmente en el terreno de lo emocional y que a menudo brilla por la ausencia de análisis de los problemas. Todo esto no es una base sólida que permita identificar problemas reales y solucionarlos. Por ello, considero que es nuestra tarea hacer frente con datos a este enfoque negativo tan difundido contra los envases de plástico. En efecto, en los últimos 60 años el plástico ha traído muchas cosas positivas, y buena parte de ellas contribuyen a que podamos seguir evolucionando continuamente como sociedad.

Ï

CONSIDERO QUE EN ALPLA COMO EMPRESA TENEMOS ANTE LA SOCIEDAD LA RESPONSABILIDAD DE GARANTIZAR TAMBIÉN EN EL FUTURO UN ABASTECIMIENTO SEGURO DE LA POBLACIÓN GLOBAL.

Philipp Lehner, CEO

Estas ventajas, que aún hoy están plenamente vigentes, son irrefutables: la alta resistencia, la buena moldeabilidad, la estabilidad, el bajo peso y, en consecuencia, una huella de CO2 menor. Para los problemas reales que siguen existiendo se pueden adoptar medidas correctivas eficaces.

 

Cerrar los ciclos es el objetivo prioritario

Al final, lo decisivo siempre es que los envases no vayan a parar al medio ambiente. Sin embargo, ¿cómo podemos garantizar desde ALPLA que el plástico se reconozca como un recurso valioso y se mantenga el mayor tiempo posible dentro del ciclo? En este sentido, dos ámbitos juegan un papel especialmente importante para nosotros: Design for Recycling y el desarrollo de nuestras actividades de reciclaje propias. Bajo el lema «Design for Recycling», todo gira en torno a la cuestión de cómo optimizamos nuestros productos para que se generen con el menor consumo posible de recursos y se puedan reciclar por completo más adelante. Por eso, ya en el desarrollo de los productos, tenemos en cuenta todo el ciclo vital de los mismos, siempre con el objetivo de mantener el producto dentro del ciclo al 100 % y durante el mayor tiempo posible.

Además, nos esforzamos para que los envases de plástico se recopilen y se reciclen al final de su ciclo vital a través de los sistemas de recogida de residuos. También en este sentido aprovechamos nuestra amplia experiencia, operamos varias plantas de reciclaje propias y tenemos previsto invertir hasta el año 2025 unos 50 millones de euros al año en la ampliación de nuestras actividades de reciclaje. Además, también nos ocupamos de materiales alternativos de base biológica. Entre otras iniciativas, a mediados de 2021 hemos lanzado al mercado bajo la marca «Blue Circle Packaging» la primera cápsula de café completamente compostable a nivel doméstico.

 

Una responsabilidad de cara a la sociedad

Considero que en ALPLA como empresa tenemos ante la sociedad la responsabilidad de garantizar también en el futuro un abastecimiento seguro de la población global. Nuestro objetivo es garantizar para 10 000 millones de habitantes del planeta un consumo seguro, asequible y sostenible hasta el año 2050. Sin plástico no será posible alcanzar este objetivo. En consecuencia, tanto más importante es ofrecer información refrendada con datos y presentar ante los ojos de todos los participantes de la cadena de creación de valor el hecho de que todos y cada uno pueden y deben hacer una importante contribución. El factor decisivo es que el plástico se considere un material valioso con muchas ventajas sin el que nuestra sociedad resulta inimaginable también a largo plazo.

Ï